Magazine RHL

COACHING PASTORAL Y OTROS MODELOS DE INTERVENCIÓN


Por el Coach Arturo Reyes, Director RHL (Perú)

COACHING PASTORAL Y OTROS MODELOS DE INTERVENCIÓN

Una de las razones por las que se creó el coaching pastoral en el año 2010 era contrarrestar la exitoreligión (éxito por encima de la felicidad) y la intromisión de la nueva era con sus derivados en la praxis cristiana y formación humana en sus diversos ámbitos. Llevo muchos años en el ejercicio del coaching y voy observando como él mismo se ha apoyado de otros modelos de intervención, pero como también se ha abusado de los mismos llegando en algunos casos a prevalecer la herramienta de apoyo por encima de la ciencia del coaching.

Lo mismo puede pasar con toda disciplina y herramienta que en la práctica pastoral se pueda emplear por más novedosa que sea. Los que hemos estudiado teología sabemos que toda ciencia auxiliar como la misma filosofía sirven de apoyo al conocimiento de Dios. De igual forma toda herramienta o modelo de intervención sirven de apoyo al proceso de evangelización y promoción del hombre, pero nunca están por encima de la fe cristiana y de su praxis.

El coaching pastoral busca ser fiel a la fe revelada en Jesucristo, plenitud de la revelación. Nunca estará por encima de la fe cristiana, se nutre de ella y potencia a la persona, al creyente, al líder para ser protagonista del cambio en la sociedad, cristianizando el mundo con un testimonio coherente desde la alegría del Evangelio. El coaching pastoral recoge la esencia del coaching moderno y lo enriquece con la espiritualidad cristiana y la teología pastoral, formando de esta manera un gran soporte y disciplina que los otros tipos de coaching no poseen en sí mismos. El coaching pastoral es un coaching integral porque la persona no merece una mirada parcial en sí misma, sino amplia, respetuosa y profunda.

“El Coaching Pastoral es un proceso integral de acompañamiento humano y cristiano donde la persona y la comunidad liberan su potencial y despiertan su liderazgo cristiano, maximizando su nivel de logro en la esfera personal, comunitario-social y profesional”  (DARM)

Están de moda nuevos modelos de intervención en los procesos de desarrollo personal que aborda el coaching que provienen de fuentes no cristianas como el mindfulness que es de influencia budista. El mindfulness (conciencia plena, conciencia pura) es uno de los siete factores para alcanzar la iluminación dentro de la religión budista. La  conciencia o meditación correcta que propone este tipo de intervención es tomado por la psicología clínica y psiquiatría como intervención terapéutica para casos de trastorno obsesivo-compulsivo, la ansiedad y la prevención de recaídas en la depresión y la adicción a las sustancias adictivas. A pesar que se dice que el mindfulness al traerse a occidente está desprovisto de la influencia budista no deja de estarlo según mi apreciación y sigo investigando al respecto. Tomar “conciencia de la realidad” como busca este aporte moderno y el modelo de su conciencia-meditación es distinto al modelo cristiano que busca el abandono en Dios que siempre está para el hombre, obra máxima de su creación. El silencio, la meditación y la oración cristiana están abiertos a la presencia del Dios de la misericordia que salva, reconcilia y libera.

Desde la perspectiva del coaching pastoral queremos ser más cercanos a lo que nos propone la International Coach Federation (ICF) de la cual soy miembro activo como Coach; ejercemos el coaching profesional desde las 11 competencias de la ICF plasmandolo en el programa de formación internacional en coaching pastoral que tenemos. Por código ético de la ICF los coaches estamos impedidos de hacer terapia porque coaching es distinto a terapia como también lo es del counseling y el mentoring. Buscamos no caer en ningún determinismo y apresuramiento por el resultado. El coachee (persona que es entrenada por un Coach) es protagonista de su desarrollo y debemos respetar su tiempo, proceso. Ningún determinismo es bueno como pensar que el ser humano se puede manejar como títere o se le puede re-programar como robot que en algunos casos en la PNL (Programación Neurolingüística) se dan algunos abusos, pero que trataremos en otro artículo este moderno modelo de intervención en las personas que no está ajeno en su mayoría a ser no compatible con la fe. La nueva era con sus derivados nos traen un gran reto a trabajar que como creyentes (es a quien dirijo este artículo) debemos estar atentos. Al respecto recomiendo leer el libro del Padre Gonzalo Len SCV,  “New Age: El Desafío” (Ver Libro Aquí) que da aportes muy valiosos para nuestro estudio.

Presido la IPC – International Pastoral Coaching, comunidad global y certificadora de coaches pastorales en el mundo. Desde allí queremos ser garantes del ejercicio del coaching en comunión con la fe y en relación con la praxis cristiana. La tarea es ardua, pero sé que con vuestras oraciones responderemos a la llamada especial que el Señor nos ha hecho desde la obra del Coaching Pastoral que es obra sólo de Dios.

 

 

Deja un comentario